7 de enero de 2014

Manifiesto del blog: ahora soy cocinero.

   Tenia guardadas  estas lineas en mi cabeza desde hace bastante tiempo, quizás esperando  poder plasmarlas en el espacio adecuado, el cual es ahora que por fin me decido a abrir mi propio blog; pero quizás también por no tener la suficiente paz interior como para saber expresarlas en el momento en que las vivía.
  
   Hace cinco años, luego de estar llevando en paralelo durante dos años la carrera de ingeniería de sistemas con el oficio de cocinero, tome la decisión de abandonar las aulas universitarias para dedicarme enteramente a los fogones; a decir verdad una vez que ya lo tenía meditado fue una decisión bastante fácil de tomar, creo que confundida incluso (hasta por mí mismo) con huir, pero sin duda alguna ha sido la más difícil de llevar en mi vida; no recuerdo muy bien a quien se lo conté primero, lo más probable es que haya sido a mi hermano gemelo, con el que, aun sin necesidad de expresar mucho nos comprendemos a las mil maravillas. Lo que si no podré olvidar nunca fue cuando le comente a mi madre que no pensaba seguir en la universidad: fui de visita un fin de semana a la casita que tenía alquilada en un pueblito de Mérida llamado Jají y estando ya acostados en medio de esa oscuridad característica de los pueblos, tan densa y apaciguadora, durante la conversación que manteníamos supe que no había mejor momento para comunicarle mi decisión; después de haberme escuchado no se cual habrán sido sus pensamientos, pero como una mujer que ha vivido muchas batallas y cambios en su vida supo entender mi posición y me brindó su apoyo.

   El otro momento que recuerdo como si fuera ayer fue cuando le comente mi decisión a Maria, la mujer que en aquel momento era mi compañera sentimental y que aún hoy sigue apoyándome y alegrándose por cada paso que he dado; recuerdo sus lágrimas preguntándome que si me había vuelto loquito, que ¿cómo iba a ser mi vida?; la entiendo perfectamente porque en ese momento le moví de polo el mundo, le cambie "los planes de vida". 

   En realidad se podría decir que le cambie los planes a mucha gente que me rodeaba y que esperaban que fuera un "tremendo ingeniero"; y a pesar de que yo estaba seguro de que aunque me graduara no ejercería esa profesión sino la de cocinero, la presión que tuve que aguantar fue bastante, en parte generada por mí mismo; había tomado una decisión muy importante y muy radical,  y no podía permitirme fracasar, no quería que los demás me juzgaran por haberme equivocado y quedarme varado en medio de este nuevo camino que estaba tomando. Todavía meses después cuando iba a llenar algún formulario y me preguntaban mi profesión yo decía: estudiante de ingeniería; o cuando personas que tenían tiempo sin verme me preguntaban cómo me iba en la universidad les respondía que me iba bien y evadía el tema; en parte para no tener que echar nuevamente todo el cuento de porque decidí retirarme; pero también por algo de pena, estaba en el último peldaño de la carrera y todavía no estaba seguro si me iba a ir bien como cocinero o no.


   Hoy en día, luego de haber dejado atrás hace bastante tiempo la montaña rusa de sentimientos y emociones que pase al momento de tomar esa decisión, estoy contento y tranquilo con mi profesión; es largo el camino que he andado, en ocasiones difícil pero en otras gratificante, y cada día se siguen dando proyectos, ideas y aprendizajes que me mantienen emocionado. Todavía siento una mezcla de ironía, alegría y asombro cuando me entero de que sirvo de ejemplo a muchos que están comenzando este camino, incluso a algunos compañeros de mis tiempos en la universidad, que toman como bandera el cambio de rumbo que yo en un momento di y que ahora empiezo a disfrutar de las mieles de esa decisión; y es que estoy seguro de que esto es lo que haré por el resto de mi vida, espero morirme viejito cocinando… cocinando para mi quizás un pescado de forma bien sencilla en alguna playa de este mundo; y es que ahora, SOY COCINERO!

5 comentarios:

  1. Y ahora escritor :D y siempre orgullosa de cada uno de todos logros... Espero sean infinitos los que tienen por delante y desde donde este los celebrare y te apoyare siempre :)

    ResponderEliminar
  2. No hay nada mas hermoso que trabajar en lo que se ama y son pocos los que tiene esa suerte... estoy feliz que tu seas uno de esos pocos mi hermano bello...

    ResponderEliminar
  3. Bravo!!! Va ser un gusto leer todo lo que vas a escribir con sazón y corazón desde Mesa Siete :)

    ResponderEliminar
  4. Que bien mi hermano! Es lo más natural y apasionante que he leído en mucho tiempo. La sinceridad de tus lineas reflexivas y el amor por lo que haces, es realmente contagiante. Que bueno conocerte! Que gratificante llevar tantos años de amistad con una persona tan valiosa como tu. Un abrazo mi hermano y te doy mis más grandes felicitaciones por construir día a día ese mágico camino por el cual transitas.

    ResponderEliminar